El principio cognitivo de la violencia

Cómo dominar las imágenes mentales de la violencia

Parecería que los hechos y conflictos que hoy estamos presenciando en el ambiente social le están dando el gusto a la fantasía. Se hace difícil explicar por qué ocurren ciertas aberraciones que antaño estaban en el cómodo catálogo de las cosas imposibles o de “las que nunca van a ocurrir”. Ese catálogo, ya anticuado, es el que nos está diciendo que todo es posible y se puede cumplir. Así, tenemos que en lugares impensables como la familia y la escuela, ocurren situaciones que parecieran guardar cierta simetría y analogía con muchos comportamientos observables en cualquier reducto marginal, cuyos miembros liberan con violencia la violencia que tienen dentro de sí mismos.

Si observamos atentamente, la conducta humana proviene del esquema mental previo que el sujeto construye en su mente y luego somete a experimentación. Este es el enunciado fundamental que en el campo filosófico y pedagógico nadie, salvo algunas excepciones, se atrevió a contradecir desde Aristóteles a nuestros días y que nos permite comprender empíricamente el vínculo causal entre el juego de imágenes perturbadoras y la alteración de la conducta.

Quedarse en el análisis y pormenores de las conductas violentas, describirlas y formular hipótesis y conjeturas acerca de por qué ocurre tal o cual comportamiento sin tener en cuenta el esquema mental previo, tiene la desventaja de provocar la ilusión y la creencia de haber comprendido dichas conductas. Pero, en rigor, es una comprensión a medias, ya que no llega a las causas reales de las mismas.

Muchas de las hipótesis que suelen proliferar ante un suceso conmocionante, vuelcan el peso de las responsabilidades a la familia, a la falta de valores, a los medios, al consumismo, a la falta de educación, a la situación económica. Con ello, se cree haber alcanzado la comprensión cabal del suceso.

A pesar de la verdad que encierran tales hipótesis y afirmaciones, las mismas no resultarían satisfactorias si se negara o soslayara el enunciado fundamental que nos dice que toda conducta o comportamiento, como tales, se inician en la mente. Y si se gestan en la mente, es en la mente donde se desatan y se reproducen con alta velocidad, en un juego de imágenes que terminan por trasladarse a la conducta que se observa externamente.

Esto plantea la vigencia de un correlato entre la naturaleza cualitativa de las imágenes mentales con la conducta y el comportamiento, tanto en su despliegue interno como externo y social. Si entre la imagen de agredir a otro y la ejecución de la agresión no media en el individuo una conciencia reflexiva para impedir que tal imagen cobre vida,  seguramente que la violencia imaginada y pensada se convertirá en violencia ejecutada por haber llegado a su manifestación externa.

Salvando las distancias de lugar, tiempo y condiciones ambientales, podríamos rescatar el concepto de que la liberación de la violencia interna se expresa externamente con una simetría que guarda una proporcionalidad que se manifiesta con idéntica o similar característica transversal en diferentes ambientes. En ambientes de violencia, tal simetría y transversalidad se observa desde el momento en que la violencia interna busca su manifestación externa. Por eso, sería un error pedagógico detenerse en la observación de las conductas violentas y soslayar el modelo mental de la violencia interna que los protagonistas tienen dentro de sí mismos.

De allí que una de las tareas y desafíos para los docentes y padres en la actualidad será trabajar para que los niños y adolescentes puedan conocer sus propias imágenes y tendencias impulsivas que pugnan internamente por convertir en realidad cualquier absurdo o disparate gestado en los rincones de una mente solitaria, deprimida, reprimida u oprimida.

Podríamos establecer, a modo de hipótesis para orientar futuras investigaciones, que la perturbación mental que se observa en autores de delitos aberrantes y de actitudes reñidas con la convivencia, proviene del tipo de imágenes que dominan sus mentes. Sea para lavar el amor propio herido, sea para salir del anonimato, sea por venganza ante un disgusto, sea por el desplante recibido por portar tal idiosincrasia o modo de ser, sea por un acto injusto o por una broma mal interpretada, todo ello desencadena un juego de imágenes perturbadoras que obnubilan la mente, destemplan el razonamiento y anestesian la conciencia en quienes se encuentran indefensos, sin mediación de la conciencia y sin el apoyo de recursos mentales y emocionales. 

Ante un estado mental generado por tales perturbaciones cognitivas y emocionales, es muy seguro que el desenfreno y la conducta violenta serán el epílogo natural de aquella alteración y penumbra. Así, metafóricamente, la usina mental se oscurece e impide ver con claridad todo aquello que se vincula con los hechos cotidianos. En esas condiciones, las decisiones serán interferidas por imágenes de violencia y confusión, constituyendo su generalización un verdadero estigma social.

Esta situación nos conduce a la aplicación de la máxima socrática del conócete a ti mismo. Si la escuela y la familia enseñaran a observar a los jóvenes el tipo de imágenes mentales que dominan sus conductas y les brindaran el método para un constructivismo pedagógico en el que prevalezcan metas de superación personal, es probable que la violencia interna pudiera ir desapareciendo y debilitándose gradualmente a partir del conocimiento de sí mismo. Pues el mero hecho de identificar tales imágenes e impulsos, ya se comporta como un elemento mediador y de autorregulación. 

La aplicación de una teoría de la mente cimentada en la organización y el uso debido de los procesos cognitivos, permitiría brindar elementos de autorregulación a través de los cuales el sujeto podrá moderar sus impulsos y dominar las imágenes mentales de la violencia. 

Por eso, no deberíamos olvidar que la mente puede funcionar como un verdadero reducto carcelario si no fue formada para pensar. Este es el desafío más alentador y promisorio para los padres y docentes en el presente. Surge, entonces, la pregunta acerca de qué se debe hacer para lograr resultados prácticos y no teorizar ni declamar soluciones como suele ocurrir en circunstancias desesperadas.

La experiencia diaria individual nos muestra situaciones donde tal estigma adquiere mayor visibilidad cuando se verifica en casos y en circunstancias que contienen un alto grado de impacto y que afectan y perturban, por su relevancia, la vida individual, familiar, laboral y social. Mas ello no excluye, desde el punto de vista pedagógico y formativo, a aquellos hechos irrelevantes que, aún desapercibidos, se rigen por el impacto causal de las imágenes mentales que terminan por perturbar el comportamiento humano.

Es tal la vigencia universal de este principio cognitivo, que queda validado aún en los casos inversos, cuando el sujeto domina conscientemente sus imágenes y voluntariamente les confiere un sentido constructivo con relación al fortalecimiento de los vínculos y al enaltecimiento de un sistema de relaciones asistido por valores éticos y de convivencia armónica.

Aquí radica, desde una perspectiva metodológica, la esencia de todo proceso formativo que exige, como condición insoslayable, la educación de la mente y la consolidación de un dominio gradual de las imágenes mentales como capacidad cognitiva para el acceso a la autonomía de pensamiento.

Dr. Augusto Barcaglioni

 

Sobre Dr. Augusto Barcaglioni 259 Artículos
Dr. en Ciencias de la Educación. Profesor de Lógica y Psicología (UCA). Contacto: barcaglioni@hotmail.com.ar

5 Comments on El principio cognitivo de la violencia

  1. Si los doscentes y los padres meditaran sobre esto, seguramente tendriamos menos problemas con nuestros adolescentes que no saben como expresarse y cuando lo hacen o los critican o los ridiculizan. Veo que esta nota se relaciona con el tema de la mente.

  2. La nota me gustó muchísimo, porque nos hace ver como el aburrimiento de los alumnos no solamente en la clase sino en su vida, debido a que no le encuentran sentido al futuro sumado a la mala praxis de los docentes es un coctel explosivo y generador de violencia en el aula. Los docentes debemos detectar este problema y buscar estrategias alternativas de enseñanza para lograr que los alumnos se interesen por la materia que enseñamos y de esa forma salgan del letargo que están sumergidos. Los docentes debemos apelar a toda nuestra imaginación sin caer en el facilismo ni en el pesimismo, para poder lograr el vínculo con los alumnos que es fundamental para todo proceso de aprendizaje.

  3. Anónimo 20 ABRIL, 2012 EN 12:55 PM

    Quiero preguntar qué se debe hacer para lograr resultados prácticos y no declamar soluciones como suele ocurrir en circunstancias desesperadas. Por ejemplo el caso de Once y tantos otros.

    cespedez 20 ABRIL, 2012 EN 2:43 PM
    Estoy de acuerdo con “anonimo”. Pregunto si el crimen del country de la madre que se suició después de matasr a su hijo tiene que ver con esto…

    Augusto Barcaglioni 20 ABRIL, 2012 EN 4:13 PM
    Buenos días, trataré de responder a ambos.
    Este enfoque nos permite comprender las cosas que ocurren en nuestro entorno cotidiano. Lo primero que habrá que hacer es colocar a la educación en el centro de un nuevo debate social. No olvidemos que el tramo que va de la indiferencia (o aparente tranquilidad) a la violencia está compuesto por tramos de aburrimiento, de rutina, de desgano, de desencanto y desesperanza. La mirada sutil de los padres y educadores consiste en saber detectar tales tramos en la mente de los jóvenes y resolverlos con mucha creatividad, optimismo, esperanza y generosidad en cada momento de la tarea cotidiana.

    Esto requiere que los padres y maestros empiecen a enseñar de otro modo, a salir de la rutina de los aprendizajes y del facilismo que generan parálisis mental y un deterioro del clima interno en las escuelas y familias.
    Espero haber contestado sus preguntas, muchas gracias.

Comentarios cerrados.