Mis hijos me quieren pero no me soportan

            La decepción ante una ingratitud que no es tal

Según las observaciones informales que surgen espontáneamente en las instituciones educativas y en los ambientes familiares, se observa que la mayoría de los padres (y sin analizar los verdaderos motivos) afirma tener o haber tenido conflictos, desavenencias y dificultades con sus hijos, al punto de sentir incertidumbre, debilidad e inseguridad para afianzar o enriquecer los vínculos.

Así, ciertos padres, pertenecientes a una franja reducida (que por causas graves e inexplicables tiende a ampliarse en la actualidad), tienen la sensación de rechazo y de no ser amados por sus hijos. En cambio, para una franja más amplia (que lamentablemente tiende a reducirse en los últimos años) se observa en los padres la sensación de ser aceptados y de estar seguros del sentimiento filial. Sin embargo, a pesar de tal certidumbre, la mayoría de los padres advierte que, si bien son queridos por sus hijos, éstos no los soportan.

“Mis hijos me quieren pero no me soportan” es la expresión que surge de una sensación habitual en muchos padres que, a pesar de ser conscientes y de estar convencidos del amor de sus hijos, refleja gran desconcierto, desazón y angustia. De allí que algunos padres se sientan decepcionados por una suerte de ingratitud que no es tal; que otros se sientan cada vez más perplejos por una agresión que tampoco es tal y que otros permanezcan indiferentes o resentidos por una actitud que no se alcanza a comprender.

Surge, entonces, cierto estado de confusión, ya que parecería no comprenderse cómo el amor de los hijos hacia sus padres conviva con un sentimiento de cierto rechazo que, en algunos casos, y aún sin exceder la virulencia verbal, resulta agresivo. Ello tiene una explicación que exige a los padres una nueva ubicación ante el problema. De no ser así, queda abierto el camino del resentimiento, de la victimización o del reproche ante una actitud que, en definitiva, reclama ser comprendida de manera más integral.

Los padres deben comprender que la autonomía y la aspiración a tener vuelo propio son los bienes más preciados para quienes, como los hijos, están aprendiendo a vivir y empezando a conocer su mundo interno. En dicho proceso, esos bienes constituyen una conquista frágil que sólo se va fortaleciendo con la experiencia de la propia vida y con el conocimiento de sí mismo.

Mientras tanto, el largo trayecto a recorrer, si bien es promisorio, grato y alentador para quien lo recorre, está plagado muchas veces de incertidumbre, inseguridad, susceptibilidad, falta de confianza en sí mismo, insatisfacción y temor. Pero el joven que lo recorre está convencido de algo muy profundo: está en juego su felicidad y el acceso a su identidad personal.

En este contexto, lo que no soportan los hijos, sobre todo cuando han logrado cierta independencia, o están en camino de lograrla, es la sensación de entrometimiento en sus vidas por parte de sus progenitores. Por las razones mencionadas, esta intromisión no autorizada es percibida unas veces como invasión, otras como control y otras como simple curiosidad. Y aún siendo probable que esta sensación de los hijos sea producto de la fantasía o de la exageración, ello requiere el ejercicio de una serena ubicación y una equilibrada comprensión por parte de los padres.

Es esto lo que los padres deben comprender, puesto que tal “rechazo” no está dirigido a menoscabar la imagen paterna ni a cuestionar la esencia del amor filial, sino que está vinculado a una lucha interna relacionada con la necesidad y el anhelo de conquistar una mayor autonomía para pensar, independencia para decidir y libertad para vivir. Por eso, el arte de ser padres va a pasar por ejercer el arte de la discreta distancia, a fin de no asfixiar (o de no crear la sensación de asfixia) la vida de quien pugna y se pregunta constantemente quién es, qué debe hacer, si lo que hace lo elige por sí mismo o a instancias de otro.  

Sería un error adscribir de manera absoluta y lineal esta conducta que aparece problemática, a meros desequilibrios emocionales o a perturbaciones de la psiquis adolescente. Las rebeldías, las diversas formas de rechazo y las faltas de respeto y consideración no configuran una conducta anómala que debería ser tratada en un ámbito de profesionales y especialistas, sino una conducta a equilibrar a través de un aprendizaje consciente y respetuoso de las capacidades y talentos que podrían ser perfeccionados.

Salvo los casos patológicos, sería tomar un atajo equivocado y psicologista si los padres deciden soslayar el trayecto pedagógico universal que los obliga a comprender con amplitud mental el camino escarpado, y a veces doloroso, que se les presenta a quienes viven el inevitable proceso de formación y desarrollo personal.

La búsqueda de la propia superación es la tarea más sutil a la que todo ser humano debe responder ante las exigencias del mandato inexorable de la evolución. Este proceso es propio de quien, desde su insipiencia, está tratando de desplegar sus energías para emprender con autonomía un camino personal.

Pero no hay que dejar de tener en cuenta que dicha tarea requiere esfuerzo y constancia y constituye, al decir de Max Scheller, el “martirio escultórico de sí mismo”. Este anhelo casi sagrado de acceder a una formación superior, no debería ser profanado ni siquiera por quienes, al atribuirse un derecho que no tienen, dejan de cumplir el deber que por naturaleza les cabe: el deber de comprender las contradicciones y contrariedades del camino sinuoso que implica la construcción de la propia experiencia.

La identidad personal a la que aspira todo adolescente requiere, precisamente, ensayar las diferentes formas para construir una posición ante la vida. Tales ensayos o aproximaciones deben surgir de la propia experiencia y jamás de la imposición externa. En ese estado, como todo aquel que busca conocerse a sí mismo, el trayecto de la vida sufre infinidad de variaciones y contradicciones que el sujeto, tanto adolescente como el mismo adulto, deben comprobar por sí mismos según sus respectivas circunstancias ante la vida.

Desde un enfoque pedagógico, todo educador, sea en su rol de padre o docente, debe tratar de ser un observador atento y consciente de las variaciones y contradicciones de quienes buscan y aspiran superarse y vivir con autonomía. Tales variaciones, que afectan el estado de ánimo y sorprende a los adultos con comportamientos inesperados pasan por diferentes situaciones de aprendizaje y contradicciones.

Ante tales estados, y muchos otros que puedan sobrevenir, los padres deben comprender por qué sus hijos pueden no soportarlos y hasta rechazarlos en medio de un indudable afecto y admiración que expresa un saludable vínculo, además del deseo de superarse y el anhelo de ser más.

Dr. Augusto Barcaglioni

 

 

Autor: Dr. Augusto Barcaglioni 216 Articles
Dr. en Ciencias de la Educación. Profesor de Lógica y Psicología (UCA). Contacto: barcaglioni@hotmail.com.ar

8 Comments on Mis hijos me quieren pero no me soportan

  1. "Los padres deben comprender que la autonomía y la aspiración a tener vuelo propio son los bienes más preciados para quien está aprendiendo a vivir y empezando a conocer su mundo interno."

    Me parece la clave del asunto.
    No es que no soportemos a nuestros padres, sino que queremos ser nosotros y no sus hijos.
    Muchas veces se mezclan los deseos y aspiraciones personales con los deseos y consejos de los padres… y que todos esos pensamientos convivan en una misma mente no siempre es alentador. Sumado a que sabemos que nuestros padres, por lo general, seran tan incondicionales que podremos desquitar nuestras iras y frustraciones con ellos aunque no sean justas.

    Pero si yo tuviera la posibilidad de elegir de nuevo, SIEMPRE eligiria al Dr. Barcaglioni como mi papu 🙂

  2. Me parece que los padres hoy día, deberían hacer memoria de cuando eran hijos adolescentes, ya que es la edad más conflictiva del ser humano, y recordar el trato que tenían con sus padres y los sentimientos que tenían en esa lucha de autonomía e independencia.
    Creo que, si bien no debe ser agradable sentir el rechazo de los hijos, deberían apoyarlos y tratar de no sentirse mal al respecto, por el contrario, deberían alegrarse de que se están convirtiendo en adultos y confiar en que la educación que les dieron rendirá sus frutos, ante todo seguir brindándoles apoyo, pero dándoles el lugar y la independencia que piden a gritos.

  3. Hola Verónica, comparto tus reflexiones, ser padre es ayudar a crecer ejerciendo el arte de acercarse para contener y alejarse para liberar. Muy pocos lo pueden lograr; a mi entender, pasa por el equilibrio emocional de los porpios padres.
    Saludos.

  4. Excelente artículo, creo que casi todos los padres hemos experimentado esa desagradable sensación, es una línea muy delicada y sutil el equilibrio entre el pretender guiar, contener y proteger y el incomodar el ejercicio de la autonomía y libre pensamiento con el cual queremos que nuestros hijos asuman posturas propias con fundamentos, responsabilidad y ojala atinadas.

  5. Hola Dr Barcaglioni: mire, yo no soy padre todavía, pero sí soy hijo, claro. La sensación que tengo yo es que los padres son un reflejo muy parecido al de los hijos, pero más deteriorado. Es difícil enfrentarse a lo que supuestamente vamos a terminar siendo. Los hijos no queremos enfrentarnos a algo que además nos boicotea por cualquier cosa. Así que, yo, me voy a ir preparando para cuando sea padre: cuando mis hijos tengan la mayoría de edad, les doy reverenda patada en el traste y que se olviden de mí para siempre. Total… Un abrazo Dr.

  6. Hola Sabino, la idea no me parece descabellada, pero tenés que prepararte para eso, ya que no se trata de una reacción ciega, sino inteligente y orientada a hacer bien y no dañar.
    En términos de lograr en los hijos la autonomía frente a la vida, los padres debemos prepararnos mucho antes de serlo.
    El verdadero afecto permitirá mantener el equilibrio entre la indiferencia (presente en algunos padres) y el pegoteo (presente en muchos más padres). Se trata de trabajar para que sientan que ellos mismos deben ser los constructores de su propia vida a fin de que no sientan ese apego cómodo que los lleva a demandar beneficios a costa de llegar a la sumisión y falta de iniciativas.
    Te sugiero que leas en el siguiente link algunos lineamientos prácticos que te podrían interesar: http://barcaglioni.blogspot.com.ar/2012/06/no-interesa-la-caida-sino-la-capacidad.html
    Saludos cordiales

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Mis hijos me quieren pero no me soportan

Los comentarios están cerrados.