Hacia una educación que enseñe a pensar

El camino de la idoneidad docente 

educarcion felizLas paradojas de la formación docente y la incompetencia directiva, que señaláramos en nuestras notas sobre el constructivismo, conducen a una educación sin nivel y afecta la calidad de la enseñanza en todo el sistema. Tal situación guarda un correlato con lo manifestado en nuestras encuestas, donde cerca de un 80% de las respuestas indica que la baja calidad de los procesos de aprendizaje se debe a la existencia de una metodología ineficiente. Y aunque tal metodología sea atribuible a los propios estudiantes cuando aprenden o a sus docentes cuando enseñan, lo cierto es que ello se debe a problemas de idoneidad en el ejercicio docente y que, en casos extremos, configura un verdadero problema de mala praxis
 
Si hacemos un recorrido más minucioso acerca de la forma como se estudia en ese sector del nivel terciario afectado por la “secundarización” de los procesos que implementa, se advertirá que los docentes en formación no reflexionan con creatividad el contenido de lo que supuestamente están aprendiendo. Lamentablemente, en ese recorrido por el sistema de formación docente nos encontramos con no pocas aulas cuyas cátedras en lugar de trabajar ideas e hipótesis manipulan fotocopias. La lectura apurada, tensa y defectuosa de fotocopias y la memorización mecánica de textos e informaciones sin aplicación alguna, representan la forma cotidiana en que se desenvuelve un proceso obsoleto que deviene en pseudo aprendizaje. 
 
Por eso, nos encontramos en la actualidad con el hecho lamentable de que la “insalubridad mental” generada por un aprendizaje forzado y rutinario, no sólo incide en la conocida crisis de calidad del nivel medio, sino que también ha llegado a invadir, paradójicamente, los claustros de los institutos de formación de los futuros docentes del sistema. En tales instituciones el estudiante no estudia a conciencia porque las presiones del apuro y la compulsión del título habilitante obvian y sustituyen los procesos y las reglas ineludibles del enseñar y aprender con arte y rigor. De allí que, en algunos casos, el resultado de los aprendizajes provenga y sea un correlato de la fatiga docente, de la rutina y falta de creatividad y de la falta de método para generar y ayudar a construir el conocimiento con acierto y precisión metodológica. 
 
Esta paradoja que se advierte en no pocos centros de formación docente delata y agrava el problema de la crisis educativa de nuestros días. Muchos de sus docentes plantean que los estudiantes no saben pensar y que evitan hacerlo seducidos por la comodidad y por el paternalismo proveniente de la mencionada secundarización. Así, los alumnos se resisten a pensar porque no saben pensar y no saben pensar porque el hábito de aprender contenidos estáticos mediante memorización mecánica no les permite organizar con autonomía su propio aprendizaje. 
 
Dicho paternalismo llega al extremo de que se haya naturalizado que el docente bosqueje en detalle los contenidos que deben aprender los estudiantes, sin poner énfasis en la elaboración de hipótesis y en desarrollar la capacidad de razonar sobre el tema y sus aplicaciones. En ausencia de trabajos y de proyectos orientados a la aplicación de los contenidos que se aprenden, la memorización mecánica sustituye la construcción del conocimiento y anula el intercambio, la discusión grupal y las investigaciones independientes. 
 
Al soslayar el trabajo de pensar y de hacer pensar, los afectados van en busca de las respuestas correctas y ya elaboradas por otros. Este hábito de consumir el pensamiento ajeno y de repetir bibliografía sin someterla a hipótesis de trabajo, genera sumisión mental e impulsa al sujeto a ejercer resistencia ante cualquier cambio o innovación. Sometidos a la letra e imagen estática del contenido, tanto los docentes como los estudiantes no se preparan, no logran aplicar los conocimientos ni construir experiencias a través de un método que enseñe a pensar con rigor. Esto provoca que muchos estudiantes terminen sus estudios y egresen como docentes habiendo aprendido lecciones con un formato uniforme que termina por acentuar una recóndita falta de confianza en sí mismos. 
 
Ese aprendizaje memorístico, llevado a cabo por medio de una metodología deficiente, crea la ilusión de un saber que no se tiene ni se puede lograr de tal manera. De allí surge el agravante de que aquellas páginas impresas en la memoria serán replicadas luego casi al pie de la letra a niños y adolescentes ávidos de conocimientos vivos y de experiencias renovadas, acordes con la dinámica propia de la vida y la evolución de una realidad científica, tecnológica y social. En ausencia de hipótesis y de hábitos de contrastación, indagación y análisis, el futuro docente hará la misma práctica con sus alumnos en el futuro, cerrando así un círculo vicioso de difícil reversión. 
 
Pues el docente enseña tal como aprendió y de ello da cuenta lo que se observa en el actual sistema. Si los niños y adolescentes se aburren y carecen de motivación para aprender, ello se debe (salvando los casos extremos de la indigencia), al hecho de que el aprendizaje no se abre a la dinámica ni al conflicto creativo de la vida real. Es un aprendizaje encerrado en una circularidad rígida, que a su vez se origina en la rigidez de la circularidad ya vivida en el sistema de formación docente. 
 
La gestión institucional de aquellos institutos que, en sentido opuesto, saben responder con profesionalidad y seriedad científica a los principios y métodos exigidos por la formación y el desarrollo docente, logran cumplir su alta función renovadora y contribuir a la búsqueda de la calidad. En tal sentido, se esfuerzan por asumir el desafío de un cambio de paradigmas sustentado en enfoques innovadores y en metodologías orientadas a la mejora de los modelos mentales de los docentes. Ello es posible porque la gestión de tales instituciones cuenta con directivos y docentes decididos a des-aprender, aprender y re-aprender, tal como lo exige la evolución de la ciencia y el reclamo de una realidad cambiante. 
 
La conciencia de un cambio en los modelos mentales y paradigmas de aprendizaje surge de una cultura institucional que privilegia el nivel académico y la calidad de la formación docente por sobre aquellas cuestiones provenientes del prejuicio, la manipulación, los intereses y la búsqueda de la conveniencia personal, de grupos y/o sectores. Asumir un cambio de tal envergadura exige a todo directivo y educador grandes dosis de modestia intelectual para afianzar una permanente apertura a los nuevos conocimientos. Este el recorrido inexcusable y gratificante del verdadero camino a la idoneidad docente…

Dr. Augusto Barcaglioni

 

Autor: Dr. Augusto Barcaglioni 226 Articles
Dr. en Ciencias de la Educación. Profesor de Lógica y Psicología (UCA). Contacto: barcaglioni@hotmail.com.ar

16 Comments on Hacia una educación que enseñe a pensar

  1. En el ámbito educativo puedo decir que la formación docente es la que se va a encargar de abrir nuevas perspectivas. No se puede promover una educación nueva y más progresista si los futuros docentes se manejan con ideales estancos. Se debe fomentar en ellos una mayor creatividad y pensamiento critico.

  2. Comparto totalmente lo que dice la nota, creo que tiene que ver con que los docentes deben adaptarse a las nuevas generaciones, y comprender que el mundo va evolucionando y ellos como educadores y formadores de futuros colegas deben encontrar métodos para su mayor aprendizaje no tan solo para los aprendices sino para ellos mismos y poder borrar ese círculo vicioso nombrado en la nota

  3. Cómo puede un docente brindar clases constructivistas o por lo menos que se dirijan al pensamiento, a la duda y a la corroboración en distintas fuentes de lo que dice un autor, si el instituto donde se forma como docente brindas clases dirigidas, con una sola opción de camino, en las cuales se da una serie de fotocopias de un determinado autor y se trabaja durante el año con esa perspectiva.
    Es lo más cómodo, lo más práctico pero no se toma en cuenta que lo que se aprende se enseña…

  4. Creo que es muy dificil para un profesor lograr discernir todo un caudal de conocimientos hacia actividades de clase para sus alumnos porque se necesita de muuuchisimo tiempo, dinero y esfuerzo estamos hablando de que el docente volvería a ser el llamado "cura" quien dejaba la vida en el aula!Me parece a mi buena la teoria constructivista pero hay que tener en cuenta que el profesor es un ser humano tambien. Es un profe que corre de colegio en colegio y digame que tiempo puede tener un profe asi para armar clases y actividades buenas!!!No se puede.

  5. Estimada Maru, comparto tu legítima preocupación: las dificultades que señalas son tal cual como las describes. En mis cursos para docentes y directivos me plantean el mismo problema. No tenemos recetas prefabricadas para tratarlo adecuadamente.
    Pero pienso que se podría trabajar una hipótesis constructivista aplicada a la vida del docente, dado que está en juego su condición de humano.
    Lo humano se expresa en la creatividad de la vida, momento tras momento. Esto implica recuperar la alegría y salir cuanto antes de esa cárcel mental que nos agobia con rigidez y controles inútiles. Es difícil, pero se puede aprender a hacerlo si nos esforzamos en superar nuestra condición actual incorporando nuevas capacidades, pero alejados del paradigma obsoleto del aprendizaje formal, que fatiga y agobia.
    Se trata de un aprendizaje ligado a la propia vida, a la evolución personal y que se expresa en un entusiasmo y motivación interna para mejorar. Cuando el docente vive esto, su tarea habitual lo llena de más energía. Es cuestión de probar y ensayar.
    Saludos

  6. En el ámbito educativo es muy común que esto pase, ya que los docentes enseñan de esa manera y no tienen la capacidad o la creatividad de hacer pensar al alumnado, esto da la pauta de que los alumnos estudien de memoria ya que le dan todo escrito y de dónde tienen que sacar las cosas.
    En mi manera de ver las cosas, coincido que se tiene que hacer pensar mas a los alumnos y a los futuros docentes para que lo dado se lo interprete y no se lo memorice.

  7. Debemos lograr estudiar profundamente la deficiencia en nuestra educación logrando formar ciudadanos, personas capaces de pensar, analizar, y criticar porque esto es afirmar y crear.
    La educación actual reprime tus pensamientos, solo te trasmite datos, conocimientos, saberes que otros pensaron o aportaron pero no te enseña ni te permite pensar.

  8. Durante este año de cursada del profesorado me fui dando cuenta, y no sólo yo, sino mis compañeros también, del tipo de educación que estuvimos recibiendo por parte de algunos profesores, y llegamos a la conclusión de que en más de una clase, lo único que hicimos durante el año fue “leer” e “interpretar” textos, para luego tener que citarlos en algún examen o trabajo práctico. Los que a mí más me llama la atención, es que intentaron disfrazar de novedosas las clases, cuando sólo cambiaron, por ejemplo, el típico “lápiz y papel” por una computadora. Digo disfrazar porque el tipo de enseñanza siguió siendo la misma, la conductista, con clases expositivas, aún cuando se critica este modelo por parte de estos profesores, donde creen ser innovadores.
    Con esto no quiero ser reduccionista y decir “para qué leemos ciertos textos”, o “de qué nos van a servir”, porque también me parece interesante saber las distintas metodologías didácticas que se fueron empleando a lo largo de la historia y tener un marco teórico. Pero creo que se le tiene que dar un nuevo sentido a esta práctica

  9. Leyendo, esta nota me senti muy identificada, el cambiar la forma de enseñar, es fundamental que aprendar a pensar, a debatir, y por sobre todo se criticos constructivos.
    gracias.

  10. Estoy completamente de acuerdo con esta nota porque me siento muy identificado por la formación que estoy transitando como futuro docente.
    Lamentablemente y, tal cual como dice la nota, estamos recibiendo una formación que no nos permite pensar, que no nos deja pensar sobre el contenido que se aprende, sino que en la mayoría de los casos, son clases expositivas, donde lo que importa es que se lleguen a dar todos los temas leyendo todo de unas fotocopias o un libro y a las apuradas. Creo que esto debería ser algo que se tiene que tratar con suma urgencia. No sirve de nada tener que aprender contenidos memorizándolos y repitiendo tal cual lo que dicen las fotocopias, más aún, siendo una formación de futuros docentes, de los cuales se supone y espera que no hagan eso con sus alumnos. Entonces si eso es lo que no se debe hacer, el ejemplo ¿dónde está?, si lo que se debe hacer es lo opuesto ¿por qué no formar futuros docentes en base a lo que si se debe hacer, en base a lo que los docentes pregonan como lo mejor en cuanto a pedagogía?

  11. interesante articulo, creo que para aprender a pensar y a jugar con el pensamiento, los futuros docentes tienen que aprender a jugar, me refiero a juegos de palabras como el doble sentido, juegos de mesan en los cuales no solo te diviertes sino haces uso de palabras de acuerdo al juego, porque qué es pensar? qué es razonar? es jugar con tu pensamiento es jugar con el vocabulario y sí además lo escribes, vas revisando tus construcciones.
    Sí el docente sabe jugar con el pensamiento , podrá enseñar a jugar a otros además que seguirá divirtiéndose con ese nuevo estilo de enseñar.

  12. Personalmente creo que varios profesores, por no decir todos, basan sus clases en fotocopias las cuales el alumno debe estudiar para calificar. En este tipo de evaluación el alumno repite, pero no como se hacia en tiempos remotos donde se repetía lo del docente, sino que repite lo de un libro, básicamente, nos llenamos la boca hablando de una modificación en la educación, cuando sigue teniendo los mismos matices de reproducción.

  13. Y además es interesante observar que en efecto, sí hay docentes concientes de estos paradigmas de aprendizaje y que implementan innovaciones en sus clases, tratando de alejarse de los modelos mentales conocidos pero es muy probable que se frustre al comprobar que sera observado en forma negativa no solo por el sistema directivo de la escuela, sino tambien hasta por los propios alumnos, que ya estan contaminados por esta programación curricular, estancada ,perversa y obsoleta.

  14. Cuanta verdad dice esta nota , desde mi punto de vista creo que estamos pasando por todas estas cosas , como alumna el querer aprender las cosas estudiando con cantidades de fotocopias queriendo aprender todo hace que desde mi parte empiece a memorizar los textos , que no es el caso.. Por eso creo que tambien los profesores deben de buscar otras formas de estudio, romper con lo habitue , asi tambien para nosotros ayudarnos a poder estudiar de otra manera para que luego el dia de mañana que nosotros seamos profesores no seguir con lo mismo asi poder cambiar las cosas y que sea mejor para todos.

  15. Donde empieza el problema no? quien tiene la culpa el docente o el alumno? cuando fue que paso?, tiene solución todo esto?, son algunas de las preguntas que me surgen todo el tiempo, no solo despues de haber leido este texto que refleja claramente, lo que pasa un estudiante en cualquier nivel. Uno cuando esta en la secundaria sabe que es un nivel "obligatorio" de cumplir, ( En una época se hablaba de obligatorio, por la enseñanza para el mercado laboral e inclusive si uno quería seguir estudiando, muy distinto a lo que hoy se considera, pero ese es otro tema) y muchas veces lo pasa por desapersibido, y los contenidos que nos quedan son lo que realmente se aprendieron desde la experiencia, que nos marcaron por la forma en que se explico o como lo dio la profe! , pero el aprendizaje tiende a ser selectivo y esta seleccion pasa por el lado de la experiencia o el poder de hacer pensar y reflexionar al alumno y que pueda tener la respuesta de;- AAAAHHHH ESTO ERA??, ahi tenemos una iniciativa, un click que desperto algo en el alumno y esto seria lo ideal que ocurra en todos los niveles, pero bueno puede que no pase demasiado en el secundario. Pero que esto no pase en un terciario?, y en la formacion de Docentes?, imposible. Es increible como la formacion docente esta secundarizada, como al docente toma a un aspirante a docente, de la misma manera que puede tomar a un alumno de la secundaria, no por desmereser si no porque no es lo mismo el nivel secundario es "obligatorio" y el terciario y la formacion docente es una eleccion de vida, entonces experimentar que un docente te enseña lo que no tenes que hacer como docente, lo ejerza continuamente borrando con el codo lo que escribe con la mano, no tiene sentido y da un doble mensaje, ver la falta de creatividad de un docente para explicar, para marcar el camino, ya que continuan dando los mismos temas de la misma manera con sus apuntes ya amarrillos, que un docente se interese poco por el silencio de una clase y de por entendido que todos sabemos, marca el bajo nivel de critica propia. Entonces todos estos detalles que te ocurran en una formacion docente te lleva como alumno, a tomar la misma determinacion que en el secundario, bueno lo paso y listo!, sin tomar conciencia que nosotros somo futuros educadores, futuros formadores de personas que vana estar esperando un acto de lealtad a lo que elegimos, porque eso creo que es, pese a muchas adversidades que puede pasar un docente nunca hay que olvidarse que fue una eleccion y no una obligacion.
    Bueno espero que mi comentario algo extenso se comparta, espero haberme expresado lo mejor posible, pero es un tema que me interesa muchisimo y que lo sufro como estudiante, y se que las cosas se pueden cambiar, no quiero escuchar mas, buenooo lo paso con 4 y listo!

Los comentarios están cerrados.