Síndrome del anciano agonizante

El anciano agonizante que todavía se mira en el espejo

Existen individuos y personajes del mundo artístico, político y empresario que padecen de un síndrome carente de racionalidad y sensatez y que se manifiesta en la sordera y en la ceguera ante lo evidente.

Esta sordera y ceguera ante lo que aparece como evidencia en la vida, es una forma de negar la realidad, manifestándose tanto en momentos prósperos como difíciles. Sabemos por experiencia que toda negación de la realidad siempre conduce al error y al ridículo, según los casos.

Se trata de una actitud necia, muy parecida a la de aquellos ancianos agonizantes que, en lugar de pensar seriamente y con lucidez sobre el significado del tiempo vivido, sobre el valor de la vida pasada y sobre las posibilidades que todavía les podría quedar como un resto generoso, continúan mirándose en el espejo de su propia vanidad, forzando revivir inútilmente los momentos de satisfacción y frivolidad.

Es la vanidad de querer mantener el viejo esplendor en medio de las rutinas que hoy empiezan a convertirse en cenizas. A pesar de ello, buscan afanosamente el espejo cómplice de una fantasía que les impide avanzar y los detiene en un inmovilismo provocado por el recuerdo de las glorias pasadas. El futuro, cerrado a sus ojos, no existe más que en el imaginario que alimenta aún más una vanidad obesa que no les permite ver ni reflexionar.

Por eso, muchos siguen anclados a sus rutinas y esclavizados a la ambición de otrora, sin advertir que el apego a sus preferencias y la codicia sobre sus bienes son las luces artificiales que sustituyen en la ficción la luminosidad natural de la realidad.

Dr. Augusto Barcaglioni

Autor: Dr. Augusto Barcaglioni 223 Articles
Dr. en Ciencias de la Educación. Profesor de Lógica y Psicología (UCA). Contacto: barcaglioni@hotmail.com.ar