La hipocresía del cariño fácil

Advertisment

La  ilusión de dar y recibir afecto "chatarra"

En momentos en que los vínculos afectivos están en crisis y colocan a los individuos ante la amenaza de una temible soledad, aparecen comportamientos que tienden a lograr a toda costa y de manera rápida la aprobación y la aceptación ajena.

En tal contexto amenazante, impregnado de dolor y tristeza, ser aprobado y tenido en cuenta aunque más no sea por algún ocasional transeúnte, constituye un trofeo muy apreciado aun cuando dure instantes muy fugaces.

Por lo tanto, hay que mostrar cariño para conseguir migajas de afecto como una forma de ser retribuido bajo la misma especie.

Esta es la búsqueda del cariño fácil, que se otorga y recibe a una velocidad que pone en evidencia la carencia de bases sólidas y de cimientos firmes que aseguren un vínculo sincero, solidario y generoso.   

Pasado cierto tiempo, los protagonistas de este juego recíproco de gran fugacidad comprueban que el trofeo que cada uno logró no fue más que una imaginaria ilusión que desaparece ante el olvido y la crítica más inocente y sincera.

Tales comportamientos con rasgos aparentemente afectuosos, duran instantes cuya fugacidad no echan raíces ni consolidan una amistad leal y duradera. De esta forma, muchos individuos viven la ilusión engañosa de dar y recibir un verdadero afecto "chatarra", carente de solidez y que ponen en peligro la salud emocional de quienes practican en la fantasía una amistad que no existe. 

Al respecto, podemos mencionar algunas conductas y  actitudes que tienen características y manifestaciones confusas y de cierta ambigüedad, propio de esa liviandad del cariño fácil y de ocasión:

  • Las conductas que se llevan a cabo ante la presencia de gente en situación transitoria, que van desde una determinada compra en un local de golosinas, hasta la reunión de personas importantes en los “puntos calientes” que atraen el consumo compulsivo en el interior de un crucero.
  • La vehemencia y el despliegue aparatoso de simpatía y afecto por parte de personas que acaban de conocerse.
  • La apelación al llanto fácil como un recurso para atraer y llamar la atención y consideración ajena.
  • La confesión pública como práctica hipócrita e indiscreta que busca el impacto emocional a través del manoseo y la falta de pudor ante la propia intimidad.
  • Las donaciones de tiempo y dinero mediante el ejercicio de la beneficencia y de conductas aparentemente honestas como manifestaciones poco sinceras del cariño fácil.  
  • La aceptación de la frivolidad de modas y modismos aceptados con reverencia.
  • La actitud complaciente ante los caprichos de algún allegado.
  • La aceptación sin crítica de modelos de vida seductores que terminan por usurpar el sitio de la conciencia y de la propia verdad.

Tales comportamientos y actitudes constituyen una muestra evidente de las hipocresías del cariño fácil que terminan en la anorexia emocional generada a las sombras de los afectos "chatarra".

Dr. Augusto Barcaglioni

Advertisment

Autor: Dr. Augusto Barcaglioni 203 Articles
Dr. en Ciencias de la Educación. Profesor de Lógica y Psicología (UCA).