Georg W. F. HEGEL: la capacidad constructiva del intelecto

Correlaciones aplicativas del concepto de titularidad del sujeto en la praxis pedagógica constructivista

Teniendo en cuenta que la consolidación de la condición de sujeto y la capacidad del espíritu para no ser sustituido por las diversas formas alienantes de la cultura y la educación constituyen el hilo conductor y el propósito central de cognitio.com.ar, nos ha parecido pertinente y oportuno seleccionar algunas de las frases más salientes de Georg F. Hegel (1770-1831).

En tal sentido, identificaremos algunas correlaciones aplicativas entre el ejercicio de la propia titularidad y la construcción del conocimiento según las diversas instancias teórico-prácticas que deciden y definen el proceso pedagógico y didáctico tratados en nuestro sitio. Para lo cual, presentamos las frases más significativas que, desde la filosofía, guardan sentido con la visión pedagógica del desarrollo del ser humano como sujeto consciente y titular de su propio acto de pensar: 

  • El espíritu (…) consiste justamente en tener el centro en sí.
  • El rejuvenecimiento del espíritu no es un simple retorno a la misma figura; es una purificación y elaboración de sí mismo.
  • El espíritu (…) reside en sí mismo; y esto justamente es la libertad.
  • Producirse, hacerse objeto de sí mismo, saber de sí, es la tarea del espíritu.
  • El terreno del espíritu lo abarca todo; encierra cuanto ha interesado e interesa todavía al hombre.
  • Lo supremo para el espíritu es saberse, llegar no sólo a la intuición, sino al pensamiento de sí mismo.
  • La fe no es apta para desarrollar el contenido.
  • El hombre es lo que debe ser, mediante la educación, mediante la disciplina.
  • Nada grande se ha hecho en el mundo sin una gran pasión.
  • Considérese como cosa decidida que son distintos la fe y el saber y que, por tanto, no sabemos nada de Dios.
  • Entre otras cosas, no debemos dejarnos seducir por los historiadores de oficio.
  • La historia es el esfuerzo del espíritu para conseguir la libertad.
  • La independencia del hombre consiste en esto: en que sabe lo que lo determina.
  • Cabe soñar de sí mismo muchas cosas que no son sino representaciones exageradas del propio valor.
  • Ten el valor de equivocarte.
  • La lectura del periódico es la oración matinal del hombre moderno.
  • El drama no es escoger entre el bien y el mal, sino entre el bien y el bien. 
  • Quien todo lo desea no quiere nada en realidad, y nada consigue. 
  • La contradicción es la raíz de todo movimiento.

La idea de sujeto es fundamental e insoslayable para generar procesos constructivos de aprendizaje. Ser sujeto es la condición del ejercicio de la propia titularidad para el despliegue y expansión de la vida humana. Por eso, es un estado incompatible con las diversas formas de manipulación, que tienden a diluir la individualidad y a sustituir, condicionar o bloquear el ejercicio de la propia iniciativa.

Aquí radica, desde la perspectiva hegeliana, el valor de la pedagogía como proceso de afianzamiento de la condición de sujeto.  

Es así como el conductismo, al condicionar la inteligencia a través de estructuras estáticas de conceptos, somete el aprendizaje a un reduccionismo centrado en contenidos e informaciones sin vida y alejadas de toda hipótesis.

El desarrollo del sujeto conlleva, en todo proceso pedagógico, el ejercicio de la capacidad constructiva de la inteligencia y de la iniciativa del movimiento mental que emana de toda hipótesis. De allí que el valor propedéutico de la pedagogía consiste en la organización mental para el uso debido de la inteligencia de un sujeto consciente y con capacidad de ser titular de su propio aprendizaje.

Dr. Augusto Barcaglioni

Autor: Dr. Augusto Barcaglioni 223 Articles
Dr. en Ciencias de la Educación. Profesor de Lógica y Psicología (UCA). Contacto: barcaglioni@hotmail.com.ar